Blog

19/04/2016

¿Piensan los arquitectos e interioristas en la acústica?

Tenemos 5 sentidos, de los cuales, como mínimo habría que diseñar para dos de ellos. ¿Por qué? Bueno, el diseñar para la vista resulta obvio. Si hablamos del olfato yo me conformo con que el espacio no huela a nada. El tacto, sí que se tiene en cuenta, aunque personalmente creo que tocamos poco. Y el gusto, pues quizás casi que sólo para la hostelería y los restaurantes.

Vale, pero ¿y el oído?¿se debería diseñar para el oído? Pues la respuesta es que, evidentemente, ¡SÍ!

Pensemos que estamos siempre escuchando: el oído capta esféricamente, es el más preciso de nuestros sentidos (la diferencia de nivel entre el sonido más bajo audible y el más alto es de 1 billón, discrimina una 3 milésima y abarca 10 octavas de frecuencia) y está conectado a nuestro sistema nervioso más profundo. ¿Por qué? porque tiene como misión primaria la de alertarnos de algún peligro. Incluso cuando dormimos.

Y NO SÓLO ESO: los sentidos se interfieren unos con otros. Es por ello que el ruido no nos permite disfrutar el sabor de una comida o de la estética de un espacio.

Ahora volvamos a preguntarnos… ¿VALE LA PENA DISEÑAR PARA EL OÍDO?

Jordi Rosselló – Consultor

Foto

Sin categoría
Acerca de Jordi Rosselló Wüst

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Call Now Button